XC El Yelmo 2017 – Master Class in Clouds

De nuevo este año el XC del Festival Internacional del Aire en el Yelmo, se ha convertido en una oportunidad excepcional para que l@s pilotos saquen kilómetros y kilómetros de vuelo en condiciones increíbles.

Muchos pilotos han batido sus propias marcas con creces y eso se nota en la sonrisa de oreja a oreja que manifestaban muchos de ellos. El ganador de esta edición ha sido Alex Loyarte, con 4 vuelos donde ha estado constantemente empujado por los chicos que venían por detrás, Paco Navarro, Daniel Crespo y Joao Veiga. Yo quedé en sexta posición después de que el primer día metiese 10 puntos con un vuelo de poco mas de 30 minutos. A partir de ahí cambié el chip y tanto el segundo día como el tercero fueron muy buenos ya que batí el record de Andalucía de distancia y record del XC el Yelmo con 250 kilómetros despegue-aterrizaje.

Task 1:

La meteo: viento de sur suave con nubes de evolución en este de toda la sierra. Así pues los chicos planeaban su primer vuelo.

Lagunas de Ruidera y Fernando Sarralde (Ozone Zeno). Seguimos hacia los 250 kilómetros

Lagunas de Ruidera y Fernando Sarralde (Ozone Zeno). Seguimos hacia los 250 kilómetros

Todos salieron a hacer distancia casi olvidando por completo el sistema de puntuación por kilómetro de este XC. 1 punto por kilómetro para distancia, 1,5 putos por kilómetro para idas y vueltas o triángulos, y 2 puntos por kilómetro para triángulos FAI. Así pues Paco Navarro fue el que mas puntos sacó en distancia con un total de 155,43 pero el verdadero ganador fue el local y veterano Dani Martínez que se hizo un triangulo FAI de casi 81 kilómetros y se proclamó ganador de la manga con un total de 161,48 puntos a bordo de su Skywalk Chili 4 (EN B). Esto descolocó a todos los pilotos que vieron el potencial que había fuera de la Sierra en el llano para fabricar triángulos de mas de 100 kilómetros.

Para mi el día fue nefasto y no supe mantener la paciencia al principio del día, así que aterricé a unos kilómetros de Cortijos Nuevos sin poder salir al llano.

Task 2:

Con el chip ya cambiado y analizando la meteorología para la jornada del Jueves 1 de Junio, los chicos comienzan a ver la posibilidad de hacer mas puntuación y sacar un triangulo FAI. La meteorología para la jornada es similar a la anterior con un poco mas de nubosidad y desarrollo, con la posibilidad de alguna nube de lluvia en el llano por la tarde.

Pero, ¿Para donde empezamos?, y lo mas importante y que definió el día, ¿Estrenamos el despegue de Levante del Yelmo o despegamos del de Poniente?

Quizá fuimos reacios a despegar desde el de Levante, y el primero que se atrevió fue Dani Martínez que dio un pequeño briefing de las condiciones hacia la cara de levante. La sombra tapaba la cara de levante y el viento resbalaba por todos los cortados. Mientras tanto en la cara de poniente teníamos una pequeña brisa de sotavento que mermaba en cuanto las nubes abrían paso al sol y calentaba dicha cara del Yelmo. Había tan solo una ventana de 20 segundos cada 20 o 30 minutos. Insuficiente para que despegasen todos los pilotos.

Cielo de nubes sobre la Sierra de Segura durante el segundo cross del XC el Yelmo 2017

Cielo de nubes sobre la Sierra de Segura durante el segundo cross del XC el Yelmo 2017

El primero en despegar de poniente fue Daniel Crespo, mientras en la otra cara Silverio Fuentes despegaba de levante y se iba directamente a la fuga a poniente por su lado norte, ahí comenzaría su remontada siendo el único en comenzar su cross desde dicha cara. Yo despegué en poniente junto a Paco Navarro, Joao Veiga y unos pocos pilotos mas en el último intento que nos daría el día, ya que los siguientes pilotos en despegar desde poniente lo harían sobre las 18 horas.

Yo comencé la primera arista del triangulo buscando el vértice sobre Santo Tomé al sur de Iznatoraf al igual que varios pilotos mas. Fue sencillo ya que la primera barrera de montañas al poniente del Yelmo tenían suficiente actividad térmica para llegar al sur con bastante facilidad.

Otros cuantos pilotos comenzaron su cross abriéndose al llano y tomando dirección Norte, para una vez realizado su primer vértice buscar el segundo en la población de Chiclana de Segura o un poco mas al noroeste, donde una calle de nubes perfecta cruzaba por el embalse del Guadalmedina de Norte a Sur. Esa fue la opción mas acertada.

Por la tarde el viento de Norte en el llano hacía su aparición y los que viajaron al sur fueron mucho mas rápidos que los que lo hicimos al norte. Además la calle de nubes que había al noroeste sobre el embalse del Guadalmedina se tapó y dejó todo el suelo en sombra, y las nubes comenzaban a deshacerse por su base. Buscar el segundo vértice fue complicado, ya que había que entrar y salir de esa zona oscura de planeo, y comenzar otra vez a subir en la zona soleada.

Nubes deshaciéndose sobre el embalse del Guadalmena. Seguimos a por el último vértice del triangulo FAI de 100 kilómetros

Nubes deshaciéndose sobre el embalse del Guadalmena. Seguimos a por el último vértice del triangulo FAI de 100 kilómetros

Mientras tanto los pilotos que despegaban por la tarde intentaban salvar el día con un triangulo pequeño por el valle de 30 o 40 kilómetros. 5 triángulos de mas de 100 kilómetros siendo FAI 4 de ellos. Yo cerré uno de 100,38 kilómetros, con mucha dificultad en la última parte, ya que me encontré noreste en el llano mientras que al conseguir meterme en dirección Benatae el sur hacia su aparición con bastante intensidad, volviendo a cortijos nuevos muy justo. Miki Fajardo se llevó la segunda manga con un triangulo FAI de 116,47 kilómetros y un promedio de velocidad que puede ser récord de España en triángulos de mas de 100 kilómetros a la espera de que RFAE lo certifique.

Task 3:

Durante la jornada anterior ya echamos un vistazo a la meteorología. El día iba a estar bastante inestable y la aparición de tormentas era segura a partir del medio día mas al norte del Yelmo. El viento de componente sur de casi 20 kilómetros/hora aumentando un poco mas al norte, y también en capas superiores.

Los pilotos lo tenían claro. Había que estar temprano en el despegue de Levante y en cuanto saliese la primera nube en todo el horizonte, habría que despegar y comenzar a hacer kilómetros. Ramón Padilla el primero en prepararse y Daniel Crespo el primero en despegar. Mas que un XC parecía una contrarreloj marcada por el día y sus condiciones. Desde el primer momento ya se notaba el estrés.

Yo despegué rápidamente y cogí con varios pilotos (Ángel Hormigo y Pedro García) la térmica que nos subió a casi los 2800 metros, altura que abandonaríamos por la restricción del aeropuerto de Albacete y que se extendía hasta las 15:00. El día ya estaba mas que montado y desde el primer momento notaba que iba tarde. Los primeros iban ya por delante con bastante ventaja, entre los que se encontraban Paco Navarro y el hispano-Mejicano Alex Loyarte.

Fernando Sarralde (Ozone Zeno) sobre los llanos de Castilla la Mancha

Fernando Sarralde (Ozone Zeno) sobre los llanos de Castilla la Mancha

Fuimos hasta Orcera y allí quedamos un poco atrancados hasta que conseguimos de nuevo remontar y salir al llano por Torres de Albánchez. De nuevo costo buscar pero en cuanto encontramos el núcleo entre varios pilotos la ascendencia sobrepasaba los 5 metros por segundo. Teníamos que tener en cuenta el límite de altura a los 2800 metros hasta las 15:00.

De ahí fuimos a Albaladejo. Mientras Miki y Wilfred trazaban una línea un poco mas al este, Pepote, Pedro García, Sarralde y yo rebuscamos a sotavento del pueblo hasta que conseguimos agarrar una muy buena que nos subió de nuevo casi desde el suelo. Solo salimos Sarralde y yo, por lo que continuamos hasta pasar las Lagunas de Ruidera por el este.

Fue este el momento en que ya comenzamos a definir las lineas a trazar con mas exactitud, ya que había bastantes congestus y de un momento a otro podíamos vernos atrapados. Una segunda línea barría de sur a norte toda la inestabilidad que ya estaba montada e iba dejando a su paso lluvia e incluso tormentas de granizo. Pasados los 100 kilómetros, a la altura de Tomelloso al cruzar la A-43, me bajé a capas inferiores para de nuevo divisar todos los congestus, su altura y evolución, y así tomar la decisión de seguir o no adelante. Era fácil subir desde el propio nivel del suelo, solo había que ganarle el sotavento a la sombra de la nube y en la zona soleada esperar poco menos de dos minutos para de nuevo coger hacia arriba.

A los 2600 metros ya comenzaba a transicionar. Muchas veces de ahí a los 3000 metros era cuestión de un +7 acelerado, sin turbulencia. Siempre desde arriba buscaba las calles de nubes mirando la sombra en el suelo y cuando no lo tenia muy claro bajaba a capas bajas, como antes, para divisar la evolución de los desarrollos.

Congestus y mas congestus sobre el llano de Castilla la Mancha. Dejamos la línea de inestabilidad atrás para planear hasta los 250 kilómetros

Congestus y mas congestus sobre el llano de Castilla la Mancha. Dejamos la línea de inestabilidad atrás para planear hasta los 250 kilómetros

Los siguientes 100 kilómetros fueron muy rápidos. Teníamos la linea de tormenta justo detrás, a unos 15 kilómetros. Muchos pilotos arriesgaron mas de la cuenta, a mi modo de pensar, venían detrás y a varios les pilló la lluvia en vuelo. Los primeros, Paco Navarro, Alex Loyarte, Sarralde y yo, fuimos por delante de dicha linea o a veces daba la sensación de que se estaba montando encima y había que adelantarla por debajo antes de que se cerrase casi por completo.

Al fondo y ya con casi 200 kilómetros ya atrás se comenzaba a divisar el final de toda la inestabilidad. Atrás dejamos un horizonte gris descargando por completo, mientras que hacia el norte ya era todo azul con algún estrato en las capas superiores. Había que planificar el último planeo en la línea de sur a norte que ya habíamos marcado.

Yo me quedé girando una térmica muy suave y apurándola hasta arriba esperando que la línea de inestabilidad pasase en parte por encima mía y así poder seguir haciendo kilómetros mientras en las capas superiores había unos 40 km/h de componente sur que me ayudarían a ganar kilómetros. En total derivé unos 4 km., llevaba ya 212 km. Y con unos 3200 metros de altura comencé a transicionar sabiendo que era la última ya que la línea de inestabilidad iba mucho mas lenta. Lo que no esperaba es que una vez comencé mi transición llevaría un planeo de 50/1 – 45/1 durante muchos kilómetros.

Provincia de Guadalajara. Este es el embalse de Buendía. Este es el último planeo. Y este es el regalo que me dejó el día después de corres por delante de toda la inestabilidad que se iba montando a mi paso. ¡A por los 250 kilómetros!

Había cogido una linea perfecta. A los 230 kilómetros seguía con muy buen planeo y comencé a hacer cálculos para los 250 si seguía por esa linea. Estaba muy justo. A medida que me acercaba al suelo la linea de flotación se desviaba hacia el noreste haciendo una curva, mientras que la linea para hacer kilómetros mas rápidamente seguía hacia norte. Seguí por esta linea que tenia muy buen planeo y aunque el cuentakilómetros iba mas lento a 60 metros del suelo pitó la barrera de los 250 kilómetros. Aterrizaba cerca de la población de Millana en Guadalajara. Blay Olmos seguía en vuelo y venía por detrás. Llevaba la tormenta mas pegada a las espaldas y hacía un vuelo de unos 230 kilómetros. Buen vuelo también de Alex Loyarte, Paco Navarro y Fernarndo Sarralde, superando los 200 kilómetros.

Task 4:

La previsión no era muy halahüeña para la última manga. Si anteriormente el CAPE en los modelos meteorológicos durante estos días pasados había estado en 300, para la última jornada superaba en algunos tramos los 900. Viento de Oeste de unos 20 km/h y bastante inestabilidad en el Levante, ya que era allí donde se podía montar al confluir el oeste seco con la humedad proveniente del este.

Pero esto no fue un impedimento para subir al despegue y tomar la decisión viendo el cielo desde los 1800 metros del Yelmo. Viendo que el día se mantenía los pilotos decidimos salir a volar y si en vuelo empeoraba bajarnos. Pero el día lejos de ir a peor fue a mejor.

Nos vamos de cross. Una sola puerta, la de Segura. Con los chicos, Chavín, Pepote, Pana y Alex Loyarte

Nos vamos de cross. Una sola puerta, la de Segura. Con los chicos, Chavín, Pepote, Pana y Alex Loyarte

Costó salir al valle y muchos lo hicimos por la Puerta de Segura. El viento de oeste resbalaba por el relieve pegado al llano y había poca actividad térmica. Pero una vez que salimos al llano el día estaba explosivo. Térmica de +5 o +6 hasta la base de la nube desde el propio suelo.

Y con el cielo cargado de cúmulos y las buenas condiciones del llano, comenzamos a hacer kilómetros. Daniel Crespo el primero seguido de Chavín y Loyarte. Yo me baje por el cansancio del día anterior pasado Alcaraz. Pero los chicos pasaron Albacete y continuaron su vuelo hacia el este, hasta que se encontraron con el levante y toda la evolución que marcaban los modelos meteorológicos. Casi 200 kilómetros de vuelo.

Mientras que la mayoría de los pilotos hicieron distancia en una sola dirección, Paco Navarro hizo una ida y vuelta algo complicada por el viento, y de esta manera mantuvo su segunda plaza en el campeonato. Campeonato que se llevó Alex Loyarte. Tercera posición para Daniel Crespo. Para mi dos días buenos y una sexta plaza en el campeonato.

En resumen, 4 fantásticos días que muchos pilotos bautizaron como una Master Class en nubes de evolución. Cero incidentes y un montón de kilómetros recorridos. Destacar el sistema de puntuación a través de la herramienta XContest, que permitió a los pilotos tomar sus propias estrategias, antes y durante el vuelo.

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta entrada.