Hike & Fly – Desde Cenes de la Vega a la playa cruzando Sierra Nevada

“Si esperas a que las condiciones sean perfectas, nunca llegaras a nada”. 25 y 26 de Febrero de 2017, una idea y dos días para llegar desde Cenes de la Vega hasta la playa por encima de Sierra Nevada. No era el fin de semana perfecto pero había posibilidades de hacerlo, y así se intentó.

La previsión meteorológica para el Sábado marcaba bastante viento de componente norte a partir de los 2000 metros de altitud con humedad en cotas de 1200 a 2600, por lo que se creo nube que no se disipó en todo el día y cubría todo el horizonte. Y para el Domingo viento de componente norte de apenas 5 Km/h a partir de 3000 metros y viento suave en la costa de oeste suroeste al igual que en el valle de Órgiva.

Así pues, el Sábado hice la subida a pie desde Cenes de la Vega hasta el albergue universitario de la Hoya de la Mora. La ruta desde Cenes hasta el despegue y desde ahí por todo el camino de los neveros hasta la Hoya de la Mora (Ver track) unos 18 kilómetros y casi 1800 metros de desnivel positivo. Al final de la tarde las nubes bajaron y se pudo disfrutar la puesta de sol por encima de estas. A descansar para el día siguiente.

Las nubes se muestran por debajo del atardecer desde la Hoya de la Mora en Sierra Nevada

Las nubes se muestran por debajo del atardecer desde la Hoya de la Mora en Sierra Nevada

El domingo comencé la ascensión al Veleta a las 9:15 de la mañana. Las nubes sobre Granada comenzaban a desaparecer, solo quedaba confirmar la desaparición de estas nubes bajas en el valle de Órgiva y en la costa. Crampones desde el primer momento ya que el deshielo de la nieve provocado por la arena del desierto y la elevada temperatura de estos días provoca placas de hielo durante la noche desde poco mas de los 2200 metros.

En poco menos de 2 horas (hora 11:00 aproximadamente) me encontraba por debajo del Veleta ascendiendo hasta los 3300 metros para buscar un sitio para poder despegar (Ver track). Durante la subida y por encima de los 3000 metros ya se sentía una leve brisa de norte, solo esperaba que en la cara sur ese norte rolase a levante y así despegar como mucho desde la Carigüela a unos 3200 metros de altitud, pero no fue así, por lo que busqué un sitio para una buena carrera hacia sur, con poca pendiente para que la vela no se escurriese por la nieve hacia abajo.

Estaba complicado y así fue, lo intenté pero la poca densidad de aire a esa altura, unida a una pequeña brisa de norte que bajaba desde el pico del Veleta más una vela pequeña de 21 metros hizo que abortase el despegue por seguridad, ¡imposible!. Solo me quedaba recoger el equipo y esperar a que el sol pasase a poniente para ver si la insolación sobre las caras de poniente frenaban esta pequeña brisa meteo.

Desde el aire la panorámica de la cara sur de Sierra Nevada manchada por el polvo Africano de días anteriores

Desde el aire la panorámica de la cara sur de Sierra Nevada manchada por el polvo Africano de días anteriores

Subí al Veleta y de nuevo replanteé el despegue. Poco después de llegar a la cumbre el viento de norte desapareció y se quedó a cero. Allí conocí a unos chicos de Yecla, pilotos de parapente (Toni y Alex). Me echaron una mano a sujetar la vela para que no resbalase por la pendiente. Despegué a la segunda con una buena carrera hacia sur donde el desnivel hizo su trabajo y la vela cogió la presión necesaria para el despegue. Me impresionó el vuelo a la cara sur de Sierra Nevada por debajo de las crestas.

El valle de Órgiva a medida que me acercaba iba divisando como la humedad entraba desde la presa de Rules y lo cubría casi por completo. Pero por encima de ese mar de nubes tres cúmulos marcaban la posición en la loma, solo esperaba que el foco térmico se desprendiese de la cara por la que hacía mi planeo y poder subir esos 400 metros necesarios para seguir el vuelo. Pero no fue así, la sombra mostraba una dirección de la nube hacia el noreste, por lo que seguramente se desprendiesen de la cara de poniente.

Loma Púa, tres cúmulos al sur, sierra Lujar al fondo, barranco del Poqueira y un mar de nubes sobre el valle de Órgiva.

Loma Púa, tres cúmulos al sur, sierra Lujar al fondo, barranco del Poqueira y un mar de nubes sobre el valle de Órgiva.

El planeo no duró mucho mas, ya que durante el vuelo intenté reconfigurar el GPS para obtener varios datos que permitiesen un vuelo seguro por encima y dentro de las nubes. No lo conseguí y preferí hacerlo a ojo, buscando los huecos entre las nubes para ver el terreno y orientarme por donde iba volando. Podía intuir Capileira y Bubión justo a mi izquierda y unos cientos de metros mas abajo. Hasta que atravesé la capa de nubes de arriba hacia abajo, y una vez en la base con poca altura sobre el terreno, buscaba los el próximo aterrizaje seguro en alto sin apurar hasta el fondo del barranco.

Aterricé en frente de Pampaneira a 1300 metros de altura, el planeo medio fue bastante malo, apenas si superaba los 6,2:1. La visibilidad se reducía con el paso del tiempo. Así que recogí para buscar la cara sur y que me permitiese volar hasta Tablones o Órgiva, eso sí, si la humedad desaparecía. Aún era temprano.

Busqué un despegue próximo al centro budista O Sel Ling. Encontré muchos, y una vez resuelto el problema del GPS en varias ocasiones estuve a punto de despegar, pero la visibilidad seguía siendo nefasta y por seguridad seguí descendiendo. Al final acabé bajando andando a la ermita de Padre Eterno, donde me recogió Juanjete. ¡No pudo ser!, se intentó. Me quedo con muy buen sabor de boca después de cruzar Sierra Nevada andando y volando. Ahora toca rectificar cada uno de los fallos. ¡Lo volveré a intentar!

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta entrada.