260 Kilómetros – Levante Power Fly en Alcaudete

1 y 2 de Julio de 2017. Estrenamos lugar en la Liga Andaluza de Parapente y lo hacemos en la localidad de Alcaudete (Jaén). Una zona sin balizar, pero que a priori no supone ningún problema para lanzar dos mangas geniales con viento de componente este. Luis Castellanos gana la primera con un sensacional vuelo hasta Arcos de la Fontera en prácticamente una manga con formato XC. La segunda manga fue para mi, aunque el verdadero primer puesto fue para Alex Loyarte (fuera de competición), el cual se marcó una jugada sensacional a pocos kilómetros de gol.

La meteo para el fin de semana quedaba marcada por viento de este y una estabilidad que hizo que volásemos ambos días en cielo azul. El Sábado el viento predominante seria noreste, dependiendo de la zona de Andalucía nos encontraríamos un poco mas de norte o noreste. Los techos para la jornada rondarían los 2800 metros. El Domingo en cambio quedaría marcado por un poco mas de estabilidad, los techos bajarían a los 2200 aproximadamente, mientras el viento de levante estaría establecido en la parte interior de Andalucía, pudiendo quedar con viento casi nulo en la franja central de la comunidad autónoma.

Sábado 1 de Julio de 2017

Había ganas de volar en los 22 pilotos que se presentaron el Sábado en la localidad de Alcaudete. Muchos pilotos Andaluces se encontraban de vacaciones y la organización tuvo que confirmar la asistencia para validar ambas mangas. Esto no fue un problema, y ya desde el día anterior a la prueba, se planteó hacer una manga con distancia libre sobre eje tomando como puntos el despegue de la Caracolera y la localidad de Chiclana (Cádiz), en la costa Atlantica. Sin tiempos, sin estés, solo vuelo y kilómetros. Los pilotos marcaron un “Go to” en sus instrumentos a dicha baliza, viendo como la distancia en linea recta superaba los 220 kilómetros. Algunos incluso marcaban referencias intermedias para seguir la ruta. Era complicado y probablemente si llegásemos cerca de la costa nos encontraríamos viento de componente suroeste que nos echaría al suelo. ¡Había que intentarlo!

La ruta a seguir era sencilla y tan solo tuvimos que dar un pequeño briefing a los chicos, sobre todo a los noveles en sus primeros vuelos sobre llano, además de unas buenas referencias para que hiciesen su vuelo con seguridad.

La logistica funcionó a pleno acierto. Dos Patrol que contrató la organización y la furgoneta del club de Alcaudete para subir a los chicos al despegue, ¡Todo un acierto!. Íbamos algo tarde ya casi las 14:00. Muchos pilotos decidieron bajar andando a un despegue inferior, ya que se encontraron con el principal donde apenas cabía una vela. Un despegue principal acondicionado por varios mantos para recoger aceitunas que tapaban las piedras de considerable dimensión sobre el suelo. Así se evitaba romper lineas. Un apaño que lleva así desde hace muchos años y que a los locales le funciona. ¡Estamos en Jaén!

Con los pilotos ya repartidos en los dos despegues cercanos Alain fue el primero en separar los pies del suelo. Toda la cara norte de la Caracolera funcionaba estupendamente con dos térmicas de servicio. Los pilotos buscaban el techo y esperaban para ir en grupo.

Pero no fue fácil mantener los grupos durante el vuelo. La estabilidad del día hacía que las térmicas del llano escapasen de la inversión situada a unos 2200 metros por la potencia que llevaban, y las pequeñas burbujas de alrededor fuesen aspiradas por la principal. Resultado: Térmica de +5 que en algunos casos subía un poco mas, turbulencia tanto en transición como alrededor del núcleo, y por último núcleos estrechos. Una vez que se sobrepasaba el techo la cosa cambiaba y los chicos pudieron hacer techo de casi 3000 metros.

Manu Nieto reportó nivel 2 por dichas condiciones, ya que fue de los primeros en abrir kilómetros en la ruta prefijada. Poco después tomó la decisión de aterrizar. Mientras tanto en el despegue varios pilotos tomaban la decisión de no despegar al escuchar nivel 2 por la radio. ¿Valdría la manga para la Andaluza?. Se contaban uno a uno los pilotos despegados y al final se pudo validar con 16 pilotos, uno mas del mínimo Andaluz.

Pero el vuelo continuaba, muchos pilotos pudieron pasar la esquina noroeste de la Subbética, fugada en su cara norte por el viento de levante, y fueron a Cabra y Lucena para seguir buscando térmicas. Otros sin embargo buscamos el llano desde el primer momento, para al final pasar al norte de la A-318, por la vertical de Doña Mencía. Los mas noveles, como Sebastian Vidal en su primer vuelo en llano, y en la LAP, hicieron unos pocos kilómetros. Sebas concretamente aterrizó en Luque con sus 25 kilómetros y su primer cross.

Ya estábamos en el llano, lejos de la influencia de la cordillera. Esta sería la primera de las 4 partes en las que dividiriamos el vuelo. A partir de entonces  se convirtió en pueblo, pueblo, pueblo, térmica, térmica, térmica. Comienza la segunda parte. Yo intenté volar en equipo con Castellanos, pero no fue posible, cada vez que nos juntábamos, yo lo hacía en el techo y el comenzaba a buscar desde abajo térmica. Era complicado esperar arriba del todo, así pues siempre decíamos: ¡Nos vemos el el siguiente pueblo!.

La frecuencia de seguridad se convirtió en una herramienta para tomar decisiones en grupo. En cada momento dábamos referencias del kilómetro donde nos situábamos. Incluso a veces alguno se despistaba y no sabía ni donde se encontraba. Yo y Castellanos abríamos camino con unos pocos de kilómetros de separación entre ambos. Mas atrás las dos Gin Carrera rojas de Beni y Loren se juntaban con Jesús Olivares y Dani Blanco y creaban un grupo que fueron sacando kilómetros poco a poco. Ángel Hormigo iba a su vuelo, y en su salsa, con algunos tramos a ras de suelo. Pero fuera de liga también teníamos una referencia importante, la de Nacho Robledo que desde el principio tomó una ruta mas al sur de la que todos llevábamos.

Gilena y Pedrera tras el paso por Estepa en dirección Osuna

Gilena y Pedrera tras el paso por Estepa en dirección Osuna

Así fuimos hasta Estepa donde concluimos la segunda parte del vuelo y comenzamos la tercera parte. A la altura de Osuna comenzamos a dejarnos llevar con la deriva de noreste para pasar al lado sur de la A-92. Eran las 18:00 y aún desde arriba se podían ver muchos remolinos de grandes dimensiones. Quedaban unos 120 kilómetros hacia Chiclana pero ya el viento lo llevaríamos mas en cola. En capas bajas hasta 30 km/h. Fue una parte rápida a la vez que costaba encontrar el núcleo por donde ascender a la parte superior, y apenas si podíamos apurar los 1500 metros de altura. Con tan poco techo Castellanos y yo buscamos el paso por la carretera que une La Puebla de Cazalla con Coripe, intentando entrar por encima de Montellano. Ahí nos juntamos los Luises y allí nos volvimos a separar, justo al oeste del embalse de la Puebla de Cazalla, yo viendo que no subía decidí continuar, y a unos 400 metros de distancia entre ambos, Castellanos apuró la térmica hasta que se convirtió en algo mas potente para subir hasta los 2500 metros.

Pantano de Bornos al paso por Villamartín en dirección la costa gaditana del Atlantico

Pantano de Bornos al paso por Villamartín en dirección la costa gaditana del Atlantico

Ya al norte de Montellano y en dirección a Villamartín apareció por radio Nachete, que cruzaba por tierra de lobos, normal, ¡Ya jugaba en casa!, y se conoce aquello como el pasillo de su casa. Esta fue la última parte y donde ya comenzamos a apurar lo que nos íbamos encontrando. Aún por Villamartín, y en capas altas, el noreste seguía imponiéndose. Nacho y yo pasamos por Villamartín transicionando el pantano de Bornos por la izquierda. Pensábamos que Castellanos se quedó en Montellano, ya que era la última referencia que teníamos de él, diciendo por radio que iba a aterrizar en Montellano. ¡Pero mas sabe el Diablo por viejo que por Diablo!. Mientras Nacho y yo sobrevivíamos por Villamartín, Castellanos cruzaba el pantano por la derecha en dirección Arcos de la Frontera. A partir de este punto el viento de oeste suroeste proveniente de la costa gaditana se subía en el escalón formado por el este-noreste que viajaba a ras de suelo.

Nacho y yo aterrizamos pasado el pantano de Bornos con 178 kilómetros de punto a punto. Mientras Castellanos se marcó los 188 kilómetros. 10 kilómetros mas que le darían los 1000 puntos. ¡Mangón de la Andaluza!. Pero no fue solo Castellanos el único que salio con una sonrisa de oreja a oreja. Lorenzo Leiva 108 kilómetros y su primer 100, Benito Gracía 96 kilómetros de manga (marca personal), Ángel Hormigo 118 kilómetros (3º en la prueba).

La recogida fue sensacional. Mientras Isa nos recogía a Nacho, Castellanos y a mi, Domingo recogía a Loren, Beni y Hormigo. A las 10:30 nos juntábamos ambos grupos en Algodonales para cenar un poco y casi a las 3:00 de nuevo en Alcaudete. ¡A por la próxima manga!.

No hay mejor vuelo que el que aterrizas con un amigo después de 6 horas en el aire. Luis Linde y Nacho Robledo

No hay mejor vuelo que el que aterrizas con un amigo después de 6 horas en el aire. Luis Linde y Nacho Robledo

Domingo 2 de Julio de 2017

Levante suave en el interior de Andalucía, con un día un poco mas estable que en la jornada anterior. Los techos de la previsión apenas si superaban los 2000 metros. Así pues se decide una manga corta, 73 kilómetros optimizados, hasta la localidad de Pinos Genil. Perfecta para que llegue mucha gente a gol y las recogidas no se eternicen.

Los kilómetros de la jornada anterior hicieron de reclamo para muchos pilotos que vieron que el Domingo también se podía realizar un buen vuelo. La organización decide esta vez utilizar un solo despegue por seguridad, ya que no podemos dividir a Silvia, nuestra sanitaria, para los dos despegues. 5 minutos andando para ir al despegue no oficial.

Apertura de ventana a las 13:30, poco después de que los chicos llegasen al despegue y se realizase el briefing. Lucas González (Ozone Enzo) el primero en despegar poco antes de las 14:00. Había térmica suave pegada al relieve, pero la buena estaba alejada del terreno. Michael Giepen (777 Queen) y Bogdan (BGD Cure) le siguen posicionándose perfectamente antes de la apertura del Start.

Cometimos un fallo desde la organización, y fue el de no haber ampliado la hora del Start Point, ya que los que salimos poco después de las 14:00 nos costó posicionarnos con estos tres primeros. Incluso hubo pilotos que despegaron después de que sus instrumentos les avisasen de la apertura del Start.

Lucas en sus primeros reportes desde el aire avisó de viento de noroeste. Se le veía en cada deriva que giraba. Desde abajo pensamos que podíamos haberla liado en montar la manga, ya que iríamos viento de cara o de costado, pero la previsión solo en algún modelo dio viento de norte. Solo en capas superiores el viento giraba un poco a norte y variaba la intensidad de 17 a 5 km/h. aproximadamente.

La manga se podía dividir en dos etapas. La primera de ellas era estar bien posicionado hasta dejar atrás la Cordillera Subbética. La segunda y última parte discurriría por llano puro, por lo que a partir de ese punto había que correr de pueblo en pueblo.

Apertura del Start a las 14:20 tomando como centro la peña de Martos, situada al norte del despegue de la Caracolera, con un radio de 12 kilómetros. Lucas fuera del grupo toma una ruta en solitario. En el primer grupo teníamos a Miki (Skywalk Cayenne 5), Manuel Benitez (Ozone Delta 3), el Alemán, Castellanos (Ozone Enzo 2), Bogdan, Hormigo (Niviuk Peak 4)  y yo. Un poco mas atrás Alain (Nova Triton 2).

El día parecía una copia del anterior en cuanto a calidad de térmica, solo había que encontrar el núcleo. Una vez fuera del Start, entre Castellanos, Bogdan, Hormigo y yo buscábamos ese núcleo tan ansiado durante las dos primeras térmicas después de dejar atrás la sierra de la Caracolera. Mientras tanto Miki, Michael, Alain y Manuel Benitez esperaban apurando la térmica anterior, llegando siempre por encima.

Así fuimos hasta que al norte de Luque, entre dos polígonos industriales, donde el día anterior, cogí una térmica muy buena que me catapultó y dejó abajo a los chicos. El único que llegó con buena altura fue Miki que la perdió y después de rebuscar un buen rato se fue al suelo.

Con los chicos ya atrás me quedaba una sola térmica a unos 40 kilómetros de Gol para comenzar a correr. Así que me fuí al oeste de Cabra donde el día anterior, y allí fui sacando una poco a poco hasta que encontré después de un tiempo el nucleo a +5, ya casi en el techo de la térmica. Pero en seguida vi como llegaba Bogdan, Alain y Alex Loyarte (Ozone Zeno), mientras que mas al norte vimos a Lucas pasar bajo y colocarse primero en la manga.

¿De donde venían?. Después de subir un poco entre los dos polígonos se fueron al sur de Doña Mencía, a la esquina noroeste de la Subbética, donde agarraron un buen calicazo que les permitió llegar con altura al oeste de Cabra, donde yo me encontraba. Mientras tanto no había que perder ojo a Lucas que hizo una traza mas al norte de Cabra en dirección al Gol.

Ya marcaba planeo a gol desde el oeste de Cabra mientras veíamos como en el llano se levantaban varios remolinos de considerables dimensiones. Aún quedaban kilómetros para la llegada a gol, pero los chicos venían por detrás empujado. Sobre todo Loyarte, que había despegado después de la apertura del Start y consiguió agarrar y sobrepasar al grupo. Yo no le perdía ojo en cada momento, de la transición, a unos 400 metros mas atrás, y aunque no estaba en competición, si realizó el vuelo como si estuviese en carrera.

Manuel Nieto - Ozone Mantra 6. Aterrizando en un barrio de Puente Genil

Manuel Nieto – Ozone Mantra 6. Aterrizando en un barrio de Puente Genil

Planeo a gol. Aún quedaban unos 30 kilómetros de manga. Y la diferencia de distancia entre Alex y yo se mantenía. Íbamos saltando térmicas hasta que en una de ellas Alex, en un +6 que yo salté, él subió a una capa superior en unos cuantos giros. Se quedó atrás pero la diferencia entre las capas donde nos encontrábamos ambos marcó la diferencia para entrar a gol. A la altura en la que Alex estaba había menos viento de sur-suroeste, y esto le permitió ir acelerado con mas velocidad que la que yo tenía. Al final consiguió entrar en el cilindro de tiempo primero con una diferencia de tiempo de 1 minuto aproximadamente con respecto a mi.

Pero por detrás venían los chicos luchando por ver quien cruzaba antes el radio de tiempo. Castellanos, Bogdan y Alain. Un poco mas atrás Manuel Benitez. Castellanos entra segundo, seguido de Bogdan y Alain, tercero y cuarto respectivamente. Muy buena manga también de Manuel Benitez probando una Ozone Delta 3. De nuevo las dos Gin Carrera juntas en el cilindro de gol, las de Loren y Beni aunque Loren lo haría entrando unos 10 minutos antes que su compañero. El último en hacer gol Dani Blanco (Nova Factor 2).  En total 12 goles y Lucas muy cerca del radio de tiempo.

Gol en Puente Genil en la manga celebrada el 2 de Julio de 2017

Gol en Puente Genil en la manga celebrada el 2 de Julio de 2017

Mientras tanto, este mismo día, Ramón Padilla que hacía 220 kilómetros entre Lucena (Córdoba) y Palos de la Frontera (Huelva) en cross.

 Opiniones de l@s chic@s:

Lorenzo Leiva: Mi primer “100 kilómetros”, ¡Muy contento!.

Nacho Robledo: Pensaba que el día no iba a estar tan bueno para hacer 180 kilómetros.

Lorenzo Leiva en el gol de Puente Genil

Lorenzo Leiva en el gol de Puente Genil

Airtribune

Además os dejamos con los dos enlaces de las mangas en diferido y os recuerdo que tenéis todas las clasificaciones en la página de Airtribune de la Liga Andaluza.

Manga 5 – Alcaudete (Sábado 1 de Julio de 2017)

Manga 6 – Alcaudete (Sábado 2 de Julio de 2017)

Clasificaciones Liga Andaluza de Parapente 2017

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta entrada.